“El placer del esfuerzo” se va descubriendo evitando “la ley del mínimo esfuerzo”